Ana

4×21. Dignidad

Las gaviotas se sentaron en el centro. La muchedumbre las observaba. Ceños fruncidos. Miradas agresivas. Puños cerrados. Gritos detenidos en las gargantas.

La gaviota mayor tragó saliva. Solo si el grupo se mantenía unido tendrían alguna posibilidad. Vio flojear a las más jóvenes. Tenían ganas de levantarse, de alzar el vuelo y morir luchando. La veterana les indicó con un gesto que se quedaran donde estaban. El partido estaba perdido, la clasificación era ya inalcanzable. Pero aquella huelga con el estadio repleto, para reivindicar el fin de los insultos al equipo femenino de fútbol, les devolvería, al menos, la dignidad.

Ana

[Nota. Este micro lo escribí en la primera ronda del «IV Maratón de Microrrelatos Valencia Escribe-Massalfassar». La propuesta era escribir en media hora un relato de no más de 100 palabras que comenzara por las palabras marcadas en negrito. Todo un reto. Y con él pasé a la segunda ronda…]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s